Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Valor universal excepcional del proyecto

Logotipo del Caminito del Rey y su entorno - Candidatura a Patrimonio de la UNESCO
Menu

Valor universal excepcional del proyecto

Mapa hitos Plan Unesco Caminito del Rey ES

 

Un Espacio protegido a escala andaluza, europea y mundial

El Caminito del Rey es una de las infraestructuras hidroeléctricas conservadas en el Paraje Natural “Desfiladero de los Gaitanes”, declarado por la Junta de Andalucía en 1989. En este espacio sobresalen las profundas gargantas, la conjunción de los tres ríos, la variedad de flora y fauna que conforman un nicho ecológico excepcional.

El enclave se sitúa en la zona central de la provincia de Málaga, en el punto de encuentro de las comarcas de Antequera, Guadalteba y Guadalhorce. Equidistante entre las ciudades de Málaga, Ronda, Marbella y Antequera.

La confluencia de los ríos y las grandes pendientes de las gargantas fueron aprovechadas por la incipiente industria hidroeléctrica a principios del siglo XX, generando energía y agua para Málaga. El Caminito del Rey fue la pasarela que recorría todo el sistema industrial y permitía su mantenimiento.

 

Enclave excepcional

Tres hechos diferentes pero conectados entre sí hacen de este enclave un lugar excepcional por su singularidad geográfica, por ser asentamiento de núcleos humanos desde la prehistoria y por su importancia industrial.

Singularidad geográfica

El primero es su singularidad geográfica. Los ríos que nacen en las laderas al norte de la Cordillera Bética canalizan la práctica totalidad de los cursos fluviales hacia el Atlántico, mientras que al sur de las sierras béticas, son numerosos los ríos de corto recorrido que van a desembocar al Mediterráneo. Sin embargo, la excepción que confirma la regla son los tres ríos (Guadalhorce, Guadalteba y Turón) que se unen a las puertas del Desfiladero de los Gaitanes, puesto que nacen en las laderas al norte del Sistema Bético y, sin embargo, los tres cruzan juntos, a través de los cañones de El Chorro, a la cuenca sur, desembocando en el Mediterráneo. Esto hace que el río Guadalhorce a su paso por esta zona atraviese dos desfiladeros (Gaitanejo y Gaitanes) y un Valle (el del Hoyo).

Presencia humana desde la prehistoria

El segundo es que este enclave natural ha sido foco de influencia para el desarrollo de núcleos humanos en el entorno del paraje natural de Gaitanejo y del Chorro desde las épocas prehistóricas hasta nuestros días, documentado por la abundancia de yacimientos, en su mayor parte, de origen neolítico. Tres pinceladas nos ofrecen una pauta de la importancia que esta zona tiene para la humanidad.

En primer lugar los restos neandertales y pinturas rupestres encontrados en la Cueva de Ardales, que serían las representaciones artísticas más antiguas del mundo, teniendo más de 66.000 años.

En segundo lugar los sepulcros megalíticos de la necrópolis de las Aguilillas, datados en la transición del siglo III al II a.C.

Y en tercer lugar Bobastro, donde Omar Ben Hafsún estableció la capital de sus dominios, en 880 de nuestra era, al sublevarse contra el emir de Córdoba. Estos tres hechos demuestran que este lugar siempre ha estado habitado por tratarse de un importante enclave estratégico de comunicación entre las zonas del interior y litorales, desarrollándose poblaciones autóctonas que históricamente han hecho virtud de las dificultades geográficas.

Patrimonio industrial

El tercer elemento de esta ecuación es el patrimonio industrial, pues este entorno ha sido testigo y epicentro de cambios trascendentales para la provincia de Málaga. De nuevo, varios hechos confirman esta afirmación.

El ferrocarril

El primero es la construcción de la línea ferroviaria entre Córdoba y Málaga (199 kms) que se termina en 1866. Desde dicha construcción, la estación de tren de El Chorro (Álora) pasa a jugar un papel esencial en el desarrollo posterior de la zona, primero para poner en marcha el salto y la Central Hidroeléctrica en dicho lugar y luego para el pantano del Chorro que se acabaría en 1921 que además de frenar las riadas permitiría poner en regadío la Hoya de Málaga, amén de convertir a la zona de los Gaitanes en uno de los centros más importantes de desarrollo de la producción eléctrica de Andalucía.

Además, al no existir carreteras, el ferrocarril se mostró aún más importante y necesario, dado que todo el aprovisionamiento de materiales y maquinarias para la construcción del pantano del Chorro se hizo por este medio que llegaba mediante una variante hasta los tajos de la obra.

Las obras hidroeléctricas

En segundo lugar, la construcción de presas y saltos hidráulicos para generar energía eléctrica tuvo su origen en la creciente necesidad de disponer de nuevos servicios en pueblos y ciudades y, sobre todo, en la importancia de suministrar energía a las industrias y a las crecientes demandas del transporte, a los tranvías primero, pero más tarde también a los ferrocarriles.

En efecto, las obras hidroeléctricas ejecutadas en este entorno, que se inician entre 1903 y 1921, construyéndose por orden cronológico el salto y la Central Hidroeléctrica del Chorro (1903-1906) en primer lugar, situada en la zona baja de la estación de ferrocarril de El Chorro para aprovechar la fuerza del agua del río Guadalhorce a la salida del Desfiladero de los Gaitanes. En segundo lugar, la presa de las Cambutas (de 1904) a la entrada del Desfiladero de Gaitanejo para llevar agua mediante un canal al salto y a la Central del Chorro y para frenar el ímpetu de las aguas donde confluían los ríos Turón, Guadalteba y Guadalhorce, sustituida posteriormente en 1927 por la presa de Gaitanejo al ser destruida parcialmente la de las Cambutas en una riada en este último año. Y, en tercer lugar, la presa o embalse del Chorro, cuya última piedra fue puesta por el Rey Alfonso XIII el 21 de mayo de 1921.

Esta presa pasó a llamarse a partir del año 1953 presa del “Conde de Guadalhorce”, por acuerdo del Ministerio de Obras Públicas, en memoria de su constructor, Rafael Benjumea Burín, al que el rey Alfonso XIII lo nombró Conde de Guadalhorce el 12 de septiembre de 1921 por sus proezas arquitectónicas. Benjumea fue también Ministro de Obras Públicas con Primo de Rivera en 1926.

Más tarde, en la década de los sesenta y setenta se construyeron dos embalses más junto al del Chorro, el del Guadalhorce y el del Guadalteba, para maximizar los recursos y el aprovechamiento hidráulico. Todo ello generó un inmenso mar interior pues los kilómetros de costa interior de agua dulce que suponen los embalses de toda la comarca de los Gaitanes superan incluso los de costa de mar en la provincia de Málaga y suponen un gran potencial para el desarrollo de deportes acuáticos y de una economía apoyada en el turismo interior.

El Caminito del Rey

En tercer lugar, el muy conocido Caminito del Rey, una pasarela de servicio que servía para conectar las poblaciones de la Estación del Chorro en Álora y la presa del Chorro en Ardales y que se convierte en un magnífico hilo conector entre las grandes obras hidráulicas que jalonan todo el paisaje de las comarcas del Guadalteba y del Valle del Guadalhorce.

Esta construcción, que inicialmente fue de madera y posteriormente de cemento, es la que hoy día recorremos gracias a una estructura de vigas de madera ancladas en la roca mediante pletinas metálicas y pernos de alta resistencia que fue inaugurada en 2015. Este nuevo camino discurre en paralelo casi por el mismo trazado que el antiguo, que queda como resto arqueológico, y que únicamente pretendía acortar las distancias (algo más de 8 kms) entre los dos puntos antes citados (la estación de tren y la presa del Chorro) mediante una “senda aérea”, que en algunos puntos supera los 100 metros y que recorre los profundos tajos del río Guadalhorce a su paso por los Desfiladeros de Gaitanes y Gaitanejo así como el Valle del Hoyo, ahorrando a la población local de la época una larga vuelta si tenía que circunvalar el pico del Almorchón.

Todos los elementos narrados anteriormente han tenido una conexión muy importante a lo largo de la historia permitiendo que sean únicos en cuanto a su conservación y mantenimiento gracias a su complejidad geográfica, a su necesidad como enclave estratégico y muy reciente por la apuesta de los distintos Gobiernos y Administraciones por su sostenibilidad, convirtiéndolo en recurso turístico y motor económico de los pueblos de la zona.

Para incorporar nuestra candidatura a la Lista Indicativa del Gobierno de España es fundamental justificar el Valor Universal Excepcional de cada una de las piezas. Y, convencidos de que cada una de ellas lo posee, son los 7 motivos que nos llevan a solicitar vuestra adhesión a esta petición.

Permitidnos que, con unas pinceladas, os mostremos ese valor excepcional.

Si deseas descargar el libro "Caminito del Rey y su entorno. Candidatura a Patrimonio Mundial de la UNESCO", pincha en este enlace. Si también desea conocer los hitos de la candidatura, pinche aquí para visualizar el vídeo que hemos realizado al respecto.