Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

El senderismo y su origen

El senderismo y su origen

El senderismo

Según el Decreto 20/2002, de 29 de enero de 2002, de la Junta de Andalucía sobre Turismo en el Medio Rural y Turismo Activo, se entiende por senderismo la expedición excursionista de cortos o largos recorridos a través de senderos, en la que se puede pernoctar o no. 

En virtud de esta normativa, los senderos y caminos rurales se consideran recursos turísticos como medio para facilitar el desarrollo de actividades deportivas, recreativas o culturales, así como de cualesquiera otras actividades de turismo activo. En este sentido, se consideran actividades propias del turismo activo las relacionadas con actividades deportivas que se practiquen sirviéndose básicamente de los recursos que ofrece la naturaleza en el medio en el que se desarrollen, a las cuales les es inherente el factor riesgo o cierto grado de esfuerzo físico o destreza.

SenderistaEl senderismo es una actividad relajante que puede confundirse con otras disciplinas o englobarse dentro de ellas debido a su similitud, tales como el excursionismo, el montañismo o el trekking. Según se desprende de la extensa literatura sobre deportes de montaña y aire libre, el excursionismo sería la disciplina más cercana y precursora del senderismo. La diferencia principal con este último sería que discurre por caminos y senderos no balizados y que por lo tanto no cuentan con las garantías de seguridad y calidad que proporcionan los senderos homologados.

El origen del senderismo

Esta actividad comienza en Francia tras la II Guerra Mundial, celebrándose este año 2010 el 50 aniversario auspiciado por Senderistas2 la “Fédération Française de la Randonnée Pédestre (FFRP)”. Otros países como Alemania, Holanda, Suiza y Bélgica impulsaron también el senderismo como nueva forma de concebir el turismo en la montaña.

En España se introduce en Cataluña a finales de los 60 y, desde aquí, se extiende a otras comunidades autónomas, aunque con un desarrollo desigual de unas a otras. La Federación Española de Montaña, hoy Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (FEDME), asumió esta nueva actividad y la denominó senderismo.