Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

El Caminito del Rey y su importante papel en el desarrollo local

El Caminito del Rey y su importante papel en el desarrollo local

El Caminito del Rey como sendero de servicio 

En esa función de núcleo aglutinador que desde principios de siglo XX cumplió la población del Chorro tuvo un papel muy importante el conocido como “Caminito del Rey”. Era éste un pequeño sendero de servicio que atravesando el desfiladero de los Gaitanes por su margen derecha (hasta ese momento tan sólo atravesado por las vías del ferrocarril en la orilla izquierda del río Guadalhorce) ponía en comunicación el pequeño azud de derivación con que iniciaba el canal de agua en el lugar de Gaitanejo con el salto hidroeléctrico del Chorro pasado ya el tajo del Gran Gaitán.

El General Primo de Rivera recorriendo el Caminito del ReyEste camino, realizado en origen con una misión claramente funcional pasó rápidamente a formar parte de la vida cotidiana de los habitantes del Chorro y de otros enclaves cercanos. Junto con las pocas viviendas que constituían el pueblo, el Chorro contaba también con numerosas cuevas diseminadas por las diferentes sierras del entorno donde residían gran número de habitantes. La zona de Gaitanejo por ejemplo, donde se ubicaba el azud de inicio del canal de agua del salto hidroeléctrico, estaba habitada por varias familias, algunas ligadas directamente al mantenimiento del canal y del salto hidroeléctrico, mientras otras se dedicaban al pastoreo o la agricultura. Para todas ellas, la apertura de este camino de servicio que se elevaba a casi 100 metros de altura sobre el fondo del desfiladero, supuso un modo rápido y cómodo de acceso al poblado del Chorro. Otras cuevas situadas en el interior del desfiladero de los Gaitanes, como la cueva del Toro, pudieron también favorecerse de la construcción del camino al establecerse una comunicación directa con el ferrocarril y el Chorro.

Los trabajadores de la presa del Chorro

A partir de los años veinte del siglo XX, tras la construcción de la presa del Chorro, más tarde llamada del Conde de Guadalhorce, parte de los trabajadores que habían participado en su construcción se instalaron definitivamente allí. Para todos ellos fue vital la existencia del Caminito del Rey que permitía a los niños asistir a la escuela tras un trayecto relativamente corto, a las mujeres avituallarse de los productos de primera necesidad y a todos los habitantes en general mantener un contacto directo con otras poblaciones más allá de las sierras que rodean estos parajes.

Visita al Caminito del Rey de los miembros del Congreso de Oceanografía. 21 de mayo de 1935Se hizo habitual a partir de ese momento el trasiego continuo, tanto de día como durante la noche, pues el camino contaba con luz eléctrica, de personas de todas las edades que utilizaban el camino para relacionarse. Aún hoy, los habitantes de los alrededores del Chorro recuerdan con cariño como atravesaban el desfiladero de los Gaitanes utilizando el famoso Caminito del Rey, unas veces a pie, otras en caballería y otras incluso en bicicleta. Como los niños acudían a la escuela, las mujeres al colmado y los hombres a la cantina. Como unas veces hacían el camino cargados con paquetes y compras y como otras, lo hacían por gusto o para ir a ver a una novia que vivía al otro extremo del sendero. El camino se integró así en el ritmo cotidiano de muchas familias de la comarca, acompañando y marcando algunos de los momentos más importantes de sus vidas.

 

El deterioro del Caminito y la necesidad de recuperarlo

Hasta hace escasas fechas, el camino se encontraba "herido de muerte". La acción de la naturaleza y la mano del hombre han llevado a esta infraestructura de comunicación a un estado de deterioro deplorable.

El riesgo (11)El paso por el Caminito del Rey se hace imposible y con la desaparición de esta conexión entre diferentes enclaves desaparece también una parte de la historia de los pueblos que en ellos se ubican.

Las obras de recuperación del Caminito

Recuperar el Caminito del Rey no es tan solo dotar a la zona de un elemento dinamizador de turismo y de un foco de atracción de visitantes. Conseguir que el camino vuelva a ser transitable es devolver a los habitantes de estas tierras y de estos pueblos parte de su historia y un elemento vivo de sus recuerdos.

Por todos estos motivos, la Diputación de Málaga, en colaboración con los tres Ayuntamientos por cuyos términos municipales transcurre el Caminito (Álora, Antequera y Ardales), la Junta de Andalucía y varios Ministerios, tomó la decisión de poner en marcha una labor de recuperación, culminando en febrero de 2014 con la aprobación del contrato que daba luz verde a las obras para su restauración y puesta en marcha a partir de finales de marzo del 2015.